colCíRCULO DE LUZ EN ESPAÑOL
Ustedes sentirán la poderosa energía
contenida en las palabras, la vibración
de Dios que le habla a la humanidad.
world-spanish
Más acerca de Yael y Doug, del Círculo de Luz

YAEL HABLA: Mi vida ha sido un estudio de dramáticos contrastes – desde las profundidades de la oscuridad humana hasta las más grandiosas alturas de la Luz y del Amor. A través de mi comunión con Dios que ha llegado a ser estos mensajes, llegué a comprender que mi corazón es quien junta estas cosas y ayuda a abrir la puerta a posibilidades totalmente nuevas para todos nosotros, al tiempo que trabajamos juntos para transformar un mundo de limitación a un mundo de gozo, Amor y maravilla.

doug-yaelAunque estos mensajes no empezaron en su actual forma sino hasta 1983, la Luz estuvo siempre presente en mi vida. A la edad de 5 años me encontré conectando en conciencia, a través de mi corazón, con quien ahora entiendo es mi Flama Gemela. Como viví a través de años de incesto y abuso físico culminando en que quedé embarazada con el hijo de mi padre (que acabó en un aborto espontáneo), algo dentro de mí me llevó a seguir adelante. Este Amor me sostuvo mientras andaba estas sendas oscuras. Me sostuvo a través de la muerte de mi hijo a principios de mis años 20, y me trajo por fin a Doug, mi esposo, a quien encontré en 1986.

En 1983 habían empezado en serio estos Mensajes de Dios. En ese tiempo yo estaba en terapia, tratando de resolver las memorias más tempranas de mi vida. Luego, confirmando mi dolor físico que había estado sintiendo por algún tiempo, me diagnosticaron con "espondilitis anquilosante", una enfermedad progresiva genética de la espina vertebral (de la cual mi padre también sufría). No podía trabajar más. Tuve que dejar la escuela a la que acudía para avanzar mi educación; estaba en un excruciante dolor y apenas podía salir de la cama. Me sentía como si mi vida estuviera derrumbándose totalmente. En agonía a cada nivel, decidí que no quería continuar viviendo en ese estado.

En medio de este dolor llamé a Dios para que me ayudara. Hasta ese momento mi experiencia meditando había sido una de una pura Luz o de una comunión con los maestros o ángeles o espíritus de la naturaleza. Y no obstante, meditando y en respuesta a mi llamado, fui elevada a un lugar de tal belleza, de una resplandeciente Luz y una danzante lluvia dorada.

Sentí la presencia del Amor del Creador de una manera que cambió todo. Antes de ese momento siempre había usado palabras como "universo" o "cosmos" para describir las cosas más allá de nuestra experiencia ordinaria de vida en la Tierra. Pero en ese momento fui infundida con un Amor tan tierno, tan íntimo, que cuando el mensaje que llegó dijo: "Yo Soy Dios y te escucho", entendí más allá de la capacidad de mi mente para comprender que nuestro Creador era personal. Podía sentir esta Voz, este Amor, esta Luz de Dios hablándome a través de todo. Y sin embargo, también me estaba hablando tan tiernamente de una manera que me trajo una nueva conciencia de lo que es ser amado. En ese momento mi vida fue elevada. Hize lo mejor que pude para capturar las experiencias en palabras, y me las leía a mí misma cuando había regresado a la conciencia normal.

No sólo sabía que en esa comunión radicaba una razón de mi vida, sino que también sentí en cada fibra de mi ser que se me había otorgado un gran obsequio y una nueva perspectiva de lo que significa vivir. Los Mensajes de Dios salvaron verdaderamente mi vida y me dieron una nueva dirección. Hablaban de significados más profundos y me dieron visiones que me elevaron a alturas donde podía sentir la resonancia del gozo. Comprendí que debía dar los pasos en mi vida diaria para que esas experiencias en meditación se convirtieran parte de mi realidad diaria.

soulmates2Cada vez que me sentaba a meditar con la pluma en mano para anotar, experimentaba que se me daba lo que necesitaba para continuar, aún cuando mi cuerpo estaba en un constante dolor y estaba severamente incapacitada. Y sin embargo, a medida que mi cuerpo y mi vida física se volvían más limitados, mi vida espiritual se expandía a la gloria. Toqué las alturas de los milagros de conciencia y sentí a mi corazón expanderse totalmente. Se me empezó a dar una visión más grandiosa de mi vida, mi cuerpo y la humanidad, y el papel que yo había llegado a desempeñar.

En 1986 conocí a Doug, mi esposo. Sentándonos juntos en meditación por primera vez, Dios reveló ese destino. Yo cerré mis ojos y toqué la mano de Doug, y mi ser entero estalló en Luz. La amorosa presencia de Dios creció y estábamos vivos en la luminosa Luz dorada. Aparentábamos ser una flama encendida en nuestro interior con Dios. La flama salió despedida, saltó la brecha entre nosotros y fluyó desde nuestro interior en un Río de Amor llendo hacia fuera tratando de alcanzar a la humanidad. Estábamos destinados a servir juntos. En medio de esta experiencia encontré un cuaderno y una pluma y escribí. Así emergieron los Mensajes de Dios.

Me he preguntado muchas veces por qué vivo en este incapacitado cuerpo, al tiempo que tengo esta gloriosa conexión con Dios. Y sin embargo, mientras estoy aquí de pie ahora en este tiempo de tal excitante transformación, estoy reconociendo por fin todos sus obsequios. Después de tantos años de resistencia y de tratar fránticamente de sanarme a mí misma -- muchas veces -- he llegado a comprender con la ayuda de Dios que a través de este corazón mío, este obsequio de Dios, tengo el privilegio de ser el corazón que une el Cielo y la Tierra y los hace Uno.

En medio de mis más grandes batallas con el dolor y la limitación física, Dios Me trajo un mensaje titulado: Transformación: La decisión de los Trabajadores de la Luz, (para leer este mensaje, visiten los Mensajes de Dios, viejos pero buenos) y me mostró que yo (y otros trabajadores de la Luz) habían venido a conectar por resonancia con todas las corrientes de "oscuridad" con las que yo había vivido a fin de traer - por resonancia - a toda la humanidad de regreso a Dios a través de la Ley de de la Vibración y el obsequio del Amor. Dios me mostró que mientras yo vivía en el dolor y portaba en mi interior todas las corrientes de sufrimiento y temor que había experimentado, y al mismo tiempo las elevaba a los Reinos del Amor y las bañaba en la presencia de Dios -- traía hasta Dios conmigo a cada ser humano que tenía la experiencia o todavía portaba en su campo energético cualquier resonancia similar.

En este momento, a medida que todos estamos de pie en este glorioso umbral de transformación, estoy llena de gratitud por esta continua visión que Dios me ha dado de quiénes somos nosotros en realidad y cómo hacemos todo esto unos por otros – tomando cada corriente de oscuridad humana, de separación y de dolor, trayéndola a Dios a través de nuestro corazón para su transformación para todos, a fin de que nadie se quede atrás.

A nivel físico, hay todavía quienes me preguntan continuamente por qué no me he curado y me dan instrucciones de visualizaciones y todas esas cosas, y créanme, las he probado. Sin embargo, veo ahora con una mayor visión cómo mi corazón puede sentir todas las otras vidas a las que Dios envía este puro Amor a través de las corrientes compartidas de experiencia humana. Reconozco que esta vida de dolor y de limitación física o incapacidad es lo que verdaderamente abrió la comunión con Dios, creó la tranquilidad en mi vida para experimentar esta sorprendente trayectoria del despertar, y me ha permitido personificar el Femenino Divino herido, a fin de regresarlo a su centro -- a aquello que verdaderamente es, tal como es la plena expresión del puro Amor indivisible.

Mi querido Doug, al hacer este trabajo conmigo, acordó también personificar el Masculino Divino desconectado. Hemos viajado una asombrosa senda del despertar a una siempre creciente plenitud del Amor de la Flama Gemela. Juntos hemos crecido a través de los retos del ego en nuestra relación hacia el verdadero corazón del Amor, guiados a cada paso por Dios. Habiendo recorrido cada paso de esta experiencia del cambio del ego al corazón, ahora trabajamos juntos para asistir a otras parejas a transformar sus relaciones. Doug ha sido mi apoyo a cada nivel, manteniéndome asentada, anclando energías de los reinos de Luz y Amor, y cuidándome tan amorosamente en el plano físico. ¡El tiene su propia y única clase de magia!

YaelPor supuesto estos mensajes me han bendecido más allá de la habilidad de las palabras para comunicarse. Me han traído este Amor tan maravilloso y abarcando todo, y una cada vez mayor y extática comunión con nuestro Creador y con toda vida. He llegado a comprender por qué se me pidió que usara la palabra "Dios" en todos estos mensajes en vez de usar maneras más populares de expresarlo, porque yo he experimentado lo que Dios llama: "ambos/y." Dios está plenamente presente, de una manera totalmente personal, así como en nuestro interior y en la Totalidad viviente del Todo Lo Que Es.

A medida que entendemos que la vida es un holograma, que podemos experimentar la totalidad en cada partícula, la comunión con Dios puede ser la plenitud del Grandioso Yo Soy presente en nuestro interior, vibrando en todos lados a la vez, todo a nuestro alrededor. Inclusive la ciencia apoya esto.

A medida que entramos a este periodo de transformación, Dios nos trae, no solamente la visión sino experiencias cada vez más profundas de nuevas posibilidades. Nosotros cambiamos a vivir de corazón y a aprender cómo vivir a partir de él, reclamando el corazón como nuestro instrumento de percepción, dejando atrás el reino de la dualidad. Se vuelve claro que a cada momento cualquier cosa es posible y que a través de nuestro corazón y esta nueva percepción nosotros podemos cambiar completamente este mundo y volvernos los instrumentos para crear el Cielo en la Tierra. Así me encuentro a mí misma llena de tal energía y entusiasmo, consciente del potencial para los milagros y recibir experiencias apasionantes y asombrosas, al tiempo que Dios nos empuja más allá de la orilla de ese acantilado de la libertad.

Yo experimento a diario esta increíble visión y me empapo de un entusiasmo proveniente de Dios a medida que la humanidad -- el corazón de Dios -- se despierta ahora. Me encuentro a mí misma dándome cuenta de que esta vida de dolor contra la que he luchado y resistido y tratado de sanar tan intensamente durante tanto tiempo es una muy pequeña parte del sorprendente "panorama mayor", y que ahora confío en el Creador. Si mi vida es útil y la puedo usar en servicio al Amor, entonces estoy contenta de abrazar cualquier cosa que se me de. Si a medida que damos un paso a través de la entrada -- como Dios nos alienta a hacer ahora -- y reclamamos nuestra habilidad como el cocreativo corazón de Dios, si en esta transformación, este cuerpo se transforma (lo cual sospecho en mi corazón que sucederá), entonces estaré extremadamente agradecida; pero sobre todo, estoy agradecida a Dios por el precioso obsequio de todos ustedes.

Gracias por estar aquí y compartir estos excitantes tiempos -- leyendo este sitio de red, volviéndose parte de nuestra familia, ¡y abriendo sus corazones a Dios también!

 

sidebar-stars-long-5






sidebar-stars-long-4






sidebar-stars-long-8